Alma en Cueros

Archive for 21/12/08

7 semanas desnudo

Posted by almaencueros en 21 diciembre 2008

barco6Se cumplen hoy mis primeras 7 semanas con el alma en cueros. Del mismo modo que en los recuentos anteriores, no hay nada reseñable que destacar salvo que ha pasado una semana más y sigo resfriado.

Esta tarde he vuelto a tropezarme con viejos fantasmas. El espíritu de las navidades pasadas se me ha aparecido de repente acompañado por su acólito encadenado. Ha sido una visión fugaz y no especialmente dolorosa. He de reconocer, que como siempre, sus movimientos desproporcionados y sus carcajadas irresponsables, han hecho vibrar mis entrañas con el miedo de antaño. He reculado ante la fantasmagórica aparición, pero, sin duda, mis temores van siendo cada vez más pequeños y mis determinaciones por expulsar a los demonios de mi vida van siendo cada vez más consistentes. No he necesitado buscar refugio ni se me ha hecho indispensable el consuelo posterior. Supongo que, al igual que con los monstruos infantiles que se escondían bajo mi cama, también voy venciendo a mis fantasmas adultos. Supongo que voy ganando la valentía suficiente para hacerles frente. Y en esto he de agradecer a mis particulares estrellitas la intensidad con que se encienden en cuanto me sobreviene la oscuridad. ¡Gracias estrellitas!

Creo que empiezo a perder de vista el infierno. El calor de sus hogueras encendidas con mis huesos va quedando cada vez más lejos. Y ahora creo que sí es verdad que me voy sintiendo preparado para dar la espalda a mis apariciones terrorífico-esquizofrénicas. Creo sinceramente que ahora sí, sus ataques premeditados o no, conscientes o no, maliciosos o no, ya no encuentran débil mi coraza para traspasarme de lado a lado como antes.

El cielo que añoro, la Ítaca que busco, aun está muy lejos. No sé cuántas islas monstruosas me quedan aun por visitar, pero el pequeño navío de mi ser es sin duda más resistente de lo que creí y soportará nuevos oleajes y frustraciones. Sobre todo porque, en la noche de mi vida, desaparecida la claridad del sol diurno, las pequeñas estrellitas que me guiais os encendeis con una luz esplendorosa para no permitir que el temible Poseidón me atrape en su reino acuático.

Ya lo he dicho pero os lo mereceis infinitamente: ¡GRACIAS ESTRELLITAS!

21 de Diciembre de 2008.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | 3 Comments »