Alma en Cueros

La Pesadilla de Ebenezer Scrooge

Posted by almaencueros en 2 enero 2009

barco6El fantasma de las navidades pasadas se mostró en su podrida realidad en la noche final del año. Con su habitual crueldad inconsciente y con sus naturales maneras incongruentes, se me apareció frío, directo, dañino. Esta vez no pude esquivar su daga y me hirió dolorosamente. Lo acompañaba el espectro acólito que últimamente anda encadenado a su estela ectoplásmica.

Fueron 10 minutos de desconcierto, de volver a preguntarme por qué, de volver a cuestionarme cuánto tiempo más necesita para mostrarme las navidades pasadas. Diez minutos de casi-lágrimas, diez minutos queriendo entender lo inentendible, diez minutos ocupando ruidosamente mi conciencia y casi consiguiendo doblar mi voluntad. Pero… sólo fueron 10 minutos.

Mi particular estrellita enciclopedia de sentido común escuchó, miró, respondió y se encendió. Y la oscuridad que había traído el fantasma de las navidades pasadas y su acólito canino desapareció. Y el resto de estrellitas, a quiénes también intentó apagar, respondieron encendiéndose con su gloriosa luz clara, y el fantasma se fue. Quizá vuelva algún otro ratito, pero cada vez sus visiones son más cortas y menos sangrantes.

Deseo que se marche de una vez para dejarle espacio al fantasma de las navidades presentes, pero aún parece empeñado en resolver a coletazos su función anamnésica. Y eso que creí empezar a intuir unas navidades presentes con fantasmas nuevos; fantasmas libres y no empeñados en dañarme. Quizá sólo fue un adelanto de visión, o una previa aparición para renovar mis esperanzas. Quizá la aparición fugaz del fantasma de unas navidades futuras sólo pretendía dejar la constancia de que el de las presentes no pasará por aquí, a pesar de haber sido encarecidamente invitado, porque nunca tuvo la intención de mostrarse.

Al menos, en las últimas apariciones de mi fantasma de las navidades pasadas puedo decir tranquilamente que no he sido yo quien ha convocado al espíritu del rencor.

3 comentarios para “La Pesadilla de Ebenezer Scrooge”

  1. […] momento, ni el lodo del camino recorrido me va ensuciando el nuevo ropaje de piel desnuda, ni las apariciones fantasmagóricas van quebrando mi ánimo, ni la incertidumbre de las respuestas inexistentes hacen zozobrar mi ser. […]

  2. Coelho said

    “Cuando la tragedia se cruza en la vida, los valientes prenden fuego a lo que era viejo y, aunque a costa de un gran sufrimiento interior, abandonan todo y siguen adelante”
    No es cosecha mía, sino de Paulo Coelho, en La Quinta Montaña.

  3. almaencueros said

    ¡Qué alegría encontrarte por aquí! Sabes perfectamente que me propuse ser valiente y en ello estamos. Gracias por el comentario y las fuerzas renovadas para seguir con esta aventura del alma en cueros. -A los efectos de este blog, tus comentarios aparecerán bajo el pseudónimo de Coelho, si no tienes inconveniente.- Bienvenido al club.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: