Alma en Cueros

Archive for 13 diciembre 2009

Cincuenta y ocho semanas desnudo -62 días antes-

Posted by almaencueros en 13 diciembre 2009

Llego hoy puntual y a tiempo con mi cita semanal que sigue amenazando de convertirse en quincenal.

Sigo desnudo y con el alma en cueros. Y no negaré, que en estos días, es una empresa más arriesgada si cabe, porque empieza a hacer frío y mi resfriado recurrente ha vuelto a ocupar mi nariz. Además, hoy ha vuelto a llover y mucho, y, aunque no me he mojado esta vez, la lluvia vuelve a acompañarme.

En el horizonte se atisba ya la isla en la que desembarcaremos, y los preparativos para el atraque empiezan a hacerse a bordo. Han llegado ya noticias de nuestra situación en el puerto, y se agolpan los habitantes para asomarse a recibirnos. Todo parece ir preparándose para arribar a puerto. Pero, llegar a puerto es sólo el final de un viaje, que significa inevitablemente el inicio de otro. Un nuevo viaje en un nuevo bajel, sin puerto definitivo al que arribar.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

Cincuenta y siete semanas y pico desnudo -40 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 10 diciembre 2009

Tarde, tarde, tarde, ……, siempre tarde. Tarde, como tantas cosas en mi vida, tarde llego de nuevo al recuento semanal que lleva camino de convertirse en quincenal.

Si digo que no me queda tiempo para escribir, supongo, que, a poco que hayais seguido mi aventura con el alma en cueros, no os extrañará en absoluto. Pero debo añadir la falta de inspiración como causa fundada de mi pereza y retardo en escribir. Eso de la falta de inspiración es un proceso cíclico y recurrente en mi vida, pero ya, por fin, lo he entendido, y no me preocupa. Sé que la sequedad creativa es el precedente de un tiempo febril de eclosión constructiva. No hay problema en eso.

El viaje continua con paso firme. El bajel que nos lleva avanza con velocidad, acosado por pequeñas tempestades intermitentes que consigue romper con su poderosa quilla a poco que se lo propone. Mi estabilidad emocional no se ve resentida más allá de lo necesario. Lo suficiente para recordarme que preocuparme es el mejor modo de conseguir eliminar, evaporar, hacer desaparecer las preocupaciones. El viaje hacia el puerto de la unidad nos lleva seguros, y en el cofre del vigía aparece ya en el horizonte. El timonel sigue mandando del barco con firmeza y determinación. en fin, que todo sigue igual, plácidamente igual, misteriosa y encantadoramente igual.

En esta semana hemos apreciado pequeños placeres como un paseo improvisado y dulce. Hemos concebido nuevos planes y adelantado algunos futuros, mientras seguimos añadiendo coordenadas a las cartas de navegación y escribiendo nuevos descubrmientos en el bitácora de a bordo.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »