Alma en Cueros

Archive for 23 enero 2010

Sesenta y cuatro semanas desnudo -20 días antes-

Posted by almaencueros en 23 enero 2010

Sí, lo sé, me retraso, me retraso mucho. Ya sé que llego tarde, y lo que parece peor, puede que incluso sin ideas. Pero en mi descargo espero que me aceptéis que ando muy, pero que muy ocupado. Muy ocupado, muy gratamente ocupado en preparar un desembarco, una arribada a puerto en forma de boda para el próximo 13 de febrero. Y pertrechándome a la vez para desembarcar y volver a hacernos a la mar, esta vez ya no solo, sino en compañía. Con aquélla que lee mejor que yo las cartas de navegación y que maneja con maestría el astrolabio y el sextante. Espero que me lo aceptéis como disculpa en el retraso.

Por lo demás, ¿qué decir?, que mi aventura con el alma en cueros sigue siendo desnuda, y que pronto se me agregará otra alma inconsciente que ha decidido, como yo, hacer de la desnudez su bandera y compartirla con la mía.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

Sesenta y una semanas desnudo -49 días antes-

Posted by almaencueros en 5 enero 2010

La pereza intelectual me ha mantenido alejado de mis obligaciones para con este espacio virtual. El recuento ya no es semanal, sino ya casi mensual y se impone una disculpa a los visitantes que habríais esperado algo de actividad durante las fiestas. Alcanzamos pues la sexuagésimo primera semana terrestre de navegación.

Hace exactamente un año, escribía mi particular, desesperada y especialmente dramática, carta a los reyes magos. Al día siguiente les agradecía la deferencia de atender a mi petición. Hoy sigo guardando ese regalo que me procuraron. Básicamente porque me he empeñado en ello y porque la claridad mental, aunque esto va a sonar excesivamente creído incluso para mí, siempre ha sido una de mis mejores armas.

Con respecto al viaje he de decir que los vientos que silban entre los acantilados de la costa a la que nos acercamos, junto con las pequeñas e inesperadas rocas desprendidas de los mismos que van lastimando la embarcación, van complicando un poco la navegación. En las proximidades de arribar a puerto va siendo necesario aferrarse incluso con rudeza al timón para mantener el rumbo fijado. Pero el ánimo decidido y la voluntad consolidada son una buena ayuda en estos momentos. Es precisamente en los momentos previos a la llegada al puerto cuando más febril es la actividad a bordo, y cuando más inoportunos se vuelven los compromisos inoportunos e inesperados.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | 1 Comment »