Alma en Cueros

Crónicas del viaje a mi esencia. Segunda etapa. Episodio I.

Posted by almaencueros en 27 marzo 2010

La pereza, la vertiginosa actividad que, a mi pesar, me devora, y, fundamentalmente, la implicación anímico-existencial en los últimos acontecimientos vividos, me han impedido mantener actualizada la aventura con el alma en cueros. Pido perdón, si es que alguien se sintió molesto por no haber escrito con más regularidad. Vuelvo con ánimo de redención y compromiso de permanencia. Traigo compuesta la voluntad de mantener abierto este escaparate de mis desventuras y púlpito de mis reflexiones pedestres. Pero, al mismo tiempo, y queriendo ser siempre honesto, diré que, en mi caso, las voluntades decididas fueron casi siempre inconsistentes y los propósitos a largo plazo se me agotaron al instante siguiente. Así es que tampoco cabrá poner excesiva esperanza en que mantenga una actualización regular de mis estupideces, no sea que me venzan las prisas, la pereza, el desafecto o  la incompetencia.

Desde el último post han pasado varias semanas y muchos acontecimientos. Ya, definitiva y legalmente, mi viaje es a dos y ya no es por tanto mío sino nuestro. Las cartas de navegación no las leo yo sólo y no guardo en mi bolsillo la brújula. De todo lo sucedido en el último mes no voy a escribir; prefiero, y disculpadme por ello, guardarlo como recuerdo compartido en la intimidad del tálamo. Sigo desnudo en lo existencial, pero mi desnudez más rotunda la reservo para mi compañera de aventura. Sigo a la búsqueda de mi esencia, pero ahora alumbramos con dos candiles la búsqueda diogénica de nuestras esencias. Yo la busco en la suya y ella en la mía, yo la encuentro en ella y ella en mí. Misterio insondable de la naturaleza humana. Misterio que hace crujir los fundamentos del individualismo salvaje contemporáneo reivindicando, que quizá, el hombre no es, sino que es para los otros. Pues su esencia no la halla en sí, sino en el otro, la realización de su naturaleza se hace realidad en su reflejo en los ojos del otro. Es la laguna como espejo de la profundidad del otro la que me  muestra a mí en mi esencia. La insondabilidad del mar de la pupila enfrentada a la mía es la que me devuelve lo más escondido en mí: mi propia esencia inasequible e inasible para mi propia introspección.

Anuncios

Una respuesta to “Crónicas del viaje a mi esencia. Segunda etapa. Episodio I.”

  1. ginger said

    m’alegre que el teu viatge estiga replet de sensacions i que el rumb de la travesia estiga marcat “a dos”…enhorabona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: