Alma en Cueros

Archive for the ‘Historias Peculiares’ Category

No dormir

Posted by almaencueros en 24 diciembre 2013

imagesCA1LMAJVLlevo ya una larga temporada en la que se repite el mismo fenómeno. En mitad de la noche, sin motivo aparente, sin nada perceptible que lo motive, me despierto y ya no vuelvo a dormirme. De hecho, ahora, cuando escribo, son las 4 de la madrugada y llevo casi tres horas sin poder dormir. Al menos hoy sé lo que me ha despertado y sé lo que me ha mantenido en vela un rato largo. Mis vecinos han decidido dar una fiesta pre-navideña en casa y se han repasado la discografía de Mecano en el “singstar” poniendo más buena voluntad que aptitudes. Armándome de coraje les he llamado a la puerta a las 2 y media de la madrugada pidiéndoles que bajaran el volumen.

Pero las otras noches, simplemente abro los ojos y mi cabeza empieza a llenarse de problemas, problemillas, cosas que debo hacer, cosas que no debo olvidar, ideas para mejorar, etc. Simplemente se abre la barra libre de pensamientos en mi cabeza y se acabó dormir. La mayor parte de las noches aguanto estoicamente en la cama intentando no moverme demasiado esperando a que Morfeo vuelva a por mí. La mayor parte de las noches no funciona antes de 2 horas y aun así, tengo el recuerdo de casi todas las horas en las lucecitas rojas del radio-despertador. Hoy, como algunas otras noches he decidido levantarme y en la oscuridad, en el salón, intentando no despertar a los demás, he decidido escribir, creyendo que, quizá así, me llegará el sueño.

Posted in Historias Peculiares, Inclasificables | Leave a Comment »

La matrícula del miedo

Posted by almaencueros en 20 enero 2009

plumaInicio con esta breve narración una nueva categoría o sección en donde iré narrando esas pequeñas o grandes cosas que me pasan y que merecen ser escritas. Serán historias breves, suficientemente extrañas, graciosas o significativas, como para que me atreva a escribirlas. Ahí va la primera.

En los días en que empecé con esta aventura del alma en cueros, conducía por una autovía en la que, con cierta facilidad, se producen retenciones de esas inesperadas en las que te ves obligado a comprobar la profundidad del pedal del freno. Iba pensando que, puesto que ya me encontraba desnudo y dispuesto a caminar sin secretos innecesarios, todos mi asuntos estaban en orden. Me sentía en paz con el mundo, con Dios y conmigo mismo. Un pensamiento cruzó mi mente y se detuvo en ella. “Si todo está en orden, si estoy en paz con todo, ¿quizá sea este un buen momento para morir si he de elegir alguno?” Y en esas cabilaciones, el coche frente al mío frenó de repente. Instintivamente apreté con todas mis fuerzas el pedal del freno mientras miraba por el retrovisor esperando que el coche de atrás se diera cuenta de mi maniobra. Llenando todo mi espejo retrovisor apareció un camión inmenso que parecía no tener la más mínima intención de frenar. Durante unas décimas de segundo que me parecieron eternas observé cómo la matrícula del camión se iba agrandando en mi espejo hasta llegar a leer a la perfección las letras que la identificaban: FYN.

Y tuve la certeza de que aquel camión iba efectivamente a taer mi fyn. Afortunadamente los frenos del camión debieron responder y la pericia del conductor evitó el desenlace que tan precisamente señalaba aquella matrícula.

Posted in Historias Peculiares | Leave a Comment »