Alma en Cueros

Archive for the ‘Inclasificables’ Category

Merodeadores de obras

Posted by almaencueros en 13 marzo 2009

casco1En mi perenne condición de observador de la cotidianeidad, he descubierto nuevos afectados por esta crisis económica. La crisis afecta especialmente al sector de la construcción, directamente a los empleados en la misma, e indirectamente a otros profesionales que viven de ella: electricistas, fontaneros, cristaleros, fabricantes de muebles, vendedores de electrodomésticos, modistas de cortinas, …. Pero hay otros daminificados, los que yo llamo “merodeadores de obras”.

Estos son, en su mayoría, hombres jubilados o pensionistas que ocupaban sus horas y días en visitar puntualmente las obras de su barrio. Disfrutaban viendo como las mismas avanzaban de día en día, observando el trabajo de los albañiles, deleitándose con la danza sincrónica de la grúa y el montacargas, degustando suavemente el ritmo de los trabajadores, y, permitiéndose el lujo, sólo accesible a los contempladores no implicados en la actividad, de sugerir cómo deberían levantar tal pared o colocar tal ladrillo. Se asombraban comprobando la pericia de los empleados, descubriendo las nuevas técnicas de construcción, resolviendo en su cabeza el método que se usaría para solucionar tal o cual problema estructural. Recordaban sus tiempos y se enfadaban con la pereza o dejades de algunos trabajadores observando rotundamente que “la juventud está muy mal” y que “eso antes no pasaba”. Recorrían hace meses, una tras otra las diferentes obras, en peregrinación animada.

Pues estos merodeadores de obras, son hoy también otros grandes damnificados de la crisis. Están también en el paro. La detención de las obras les ha dejado sin trabajo. Han perdido en ello también la alegría. Hoy les he visto, como cada día desde hace meses, en lugar de en alegre discusión y comentario, sentados en un banco del parque, dejando que las horas mueran en sus manos, con expresión triste, sin casi nada que decirse. Y en el sol de esta primavera que empieza a estallar sueñan con que la metáfora del renacimiento que es la primavera, les traiga de nuevo la actividad a sus obras paradas e inconclusas para volver a pasearse por ellas, para volver a ser lo que fueron: merodeadores de obras.

Posted in Inclasificables | Leave a Comment »

Planes inconcretos

Posted by almaencueros en 12 marzo 2009

reloj_de_arena_2Para una mente planificadora y proyectadora como la mía, lo más natural del mundo es organizar mil planes y proyectos, hacer cuadrículas mentales para cada día, situando a qué hora y en qué lugar deben transcurrir mis acciones. Desde siempre he necesitado hacer un plan mental del transcurso de mis días y mis semanas, preveer lo que sucederá y cómo sucederá. Pero, día tras día, semana tras semana, la realidad se impone siempre con sus planes inconcretos desorganizados, y ninguno de mis días transcurre según el guión propuesto por mí.

A pesar de eso, animal de costumbres, sigo planificando y proyectando mis días, en la vana ilusión de que seré capaz de dominar el tiempo y el espacio, e incluso las voluntades y contingencias ajenas y propias, para adecuarlas a mi voluntad metódica. Nunca, nunca, mis programas diarios se cumplieron, y, a fuer de sincero, habré de decir que casi mejor. Casi mejor, porque no puedo quejarme del transcurso de mis días. Mis días transcurren según planes ignotos que solo de modo tangencial coinciden con mis inocentes pretensiones. Pero son días bellos, días que acaban incluso mejor que en mi precaria propuesta de guión.

Aun así, sigo planeando mis días, para dejar, que después, la tozuda realidad organice mis horas y lugares como le plazca, según esos planes inconcretos que esboza en mi vida. Mañana seguiré planificando, seguiré programando, y mañana no será como lo preveo, pero eso no significa que vaya a ser peor que en mis deseos.

Posted in Inclasificables | Leave a Comment »

Que siga lloviendo

Posted by almaencueros en 28 febrero 2009

lluviaDefinitivamente, la lluvia y yo tenemos un pacto. Es mi mejor aliada, la compañera de mis arranques de valor y locura, el escenario en que se desarrolla lo más hermoso de mi vida. ¡Bendita lluvia!

Hoy podría decir que soy un poco más feliz que ayer, pero estaría mintiendo. No soy sólo un poco más feliz que ayer, soy mucho más feliz que ayer. Y definitivamente he de salir de compras porque hay algunas cosas imprescindibles que necesito. Lo primero y más esencial es pintura azul como para pintar entera la muralla china, para no desteñir jamás ni lo más mínimo. Necesito también un baúl con doble fondo y un par de candados para encerrar en él mis miedos y complejos. Necesito un millón de camisas blancas para un millón de noches. Necesito una luna fosforescente. Necesito un diccionario de sinónimos edición de bolsillo. Necesito una aguja afilada para pincharme de vez en cuando y comprobar que es real. Necesito un disco duro con millones de gigas para no perder ni un solo recuerdo. Necesito un cesto de fe para creer que me pasa esto. Necesito un control de volumen para bajarle el volumen a mi razón de vez en cuando. Y necesito un container de sonrisas para regalarlas por doquier.

Y hoy, como siempre últimamente, es Arjona quien se me aparece en el camino. “Adiós melancolía”. Quién tiene oídos para escuchar que escuche.

Posted in Inclasificables | Leave a Comment »

Un post diferente

Posted by almaencueros en 21 febrero 2009

reloj_de_arena_2Es sábado por la mañana, vuelvo de mi clase de trompa cargado con la misma, aislado en mi mp4 del mundo que, menos febril que otros días, se mueve a mi alrededor. Mujeres con carros de la compra hacia el mercado, niños que empiezan sus juegos libres hoy de la escuela, adolescentes con cara de sueño que siguen a dos metros de distancia a sus madres, hombres que salen de un bar con el mono azul, comercios abiertos sin demasiada clientela (la crisis), señoras que salen relucientes de la peluquería con su nueva permanente, coches que circulan como si compitieran por calles de apenas 3 metros de ancho, etc..

Y en los cascos de mi reproductor suena el Arjona cantando que nadie sabe a dónde va. Y yo me siento como si fuera el único que lo sabe. Paraos un rato, descansad, disfrutad del sábado y mirad hacia dónde quereis ir.

Posted in Inclasificables | Leave a Comment »

Mil gracias

Posted by almaencueros en 16 febrero 2009

number_1000No esperaba tener que escribir este post tan pronto, pero me sorprendeis cada día.

Mil gracias por mil visitas. Mil gracias por compartir conmigo esta aventura con el alma en cueros. Mil gracias por pasaros por aquí para ver qué nueva estupidez nos cuenta almaencueros. Mil gracias por los comentarios que dejais. Mil gracias por lo que me contais. Mil gracias por perder vuestro valioso tiempo recorriendo los retales de mi vida tan torpemente narrada. Mil gracias por hacerme sentir que hay almas al otro lado de la pantalla de mi ordenador. Mil gracias a los que le sabeis poner rostro al que escribe y a los que no. Mil gracias por subiros a mi barco, por acogerme en cada puerto, por manejar con destreza mi sextante, por dibujar mis cartas de navegación, por encenderos en cuanto me sobreviene la oscuridad, por animarme a seguir navegando, por sujetar conmigo fuertemente el timón, por pensar que merece la pena leer este blog.

A todos os regalo una piruleta. piruleta

Desde lo más íntimo del corazón desnudo que os escribe: GRACIAS.

Posted in Inclasificables | 2 Comments »

El pliegue espacio-temporal

Posted by almaencueros en 7 febrero 2009

reloj_de_arena_2El tiempo no es absoluto como pensaba Newton. No hay una continuidad temporal absoluta. El tiempo se pliega sobre sí mismo como una hoja de papel en la que, al doblarla, conseguimos que se toquen sus dos extremos más alejados. Algo así me sucedió anoche.

Anoche tuve una experiencia ultradimensional. Mi coche, en décimas de segundo, alcanzó velocidades muy superiores a la de la luz y me devolvió 15 años atrás. Anoche hice un puente sobre los últimos 15 años de vida y lo crucé, y al otro lado, se actualizaron en mi memoria recuerdos, vivencias, experiencias, emociones, sensaciones y sentimientos.

Mientras cenábamos pusimos sobre la mesa los recuerdos compartidos que han empezado a perder exactitud, y como ancianos aquejados de alzheimer, discutimos débilmente sobre los distintos detalles insignificantes, intentando hacer alarde de memoria. Actualizamos nuestras biografías que, de momento, aun no desarrollan alopecias ni canas. Nos cercioramos de que el tiempo pasa pero no tanto. Nos dimos cuenta de que hay vínculos invisibles fraguados en el acné y la pubertad que son más fuertes de lo que pensamos; vínculos olvidados que siguen atando biografías lejanas y dispares, pero sinónimas en lo esencial. A los 33 no somos tan distintos, pero tampoco somos tan iguales. Nunca lo fuimos, pero la madurez que nos alcanza al galope nos va cincelando con semejanzas imperceptibles a primera vista pero ciertas al rascar bajo la piel.

Bastó mirarnos  a los ojos, hoy cargados con alguna arruga y más cansados, para darnos cuenta de que latía el mismo corazón adolescente bajo nuestra piel. Fue fácil, como si el tiempo se hubiera plegado sobre sí mismo, y pudiéramos volver a llenar nuestras caras de acné y nuestras mentes de sueños. Pero fue más increible comprobar como el tiempo que plegamos como papel nos ha ido trayendo acontecimientos semejantes, como si el vínculo establecido en la pubertad y que olvidamos, hubiera seguido ligándonos sin darnos cuenta. Nos encontramos como adultos y dejamos en la puerta nuestras mochilas cargadas de experiencias y sueños rotos y nos conjuramos, sin saberlo, para retomar el punto en que plegamos el tiempo, encontrarnos allí y reconstruirnos desde allí.

El tiempo, siempre el tiempo, se ha desplegado esta mañana y el pliegue de ayer se ha vuelto liso. Esperaré la próxima ocasión en que se abra la puerta interdimensional para recuperar el espacio y el tiempo que ayer se plegó.

Gracias.

Vaya este vídeo como homenaje a la narración de batallitas de anoche.

Posted in Inclasificables | 5 Comments »

Sobre incoherencias, estupideces y torpezas

Posted by almaencueros en 4 febrero 2009

interrogacion2La incoherencia me molesta desde siempre; es una de las pocas cosas con las que soy poco tolerante. Igualmente la estupidez y torpeza culpable consiguen sublevar mi ánimo. Últimamente las estupideces y torpezas culpables que habían decidido salir por la puerta de atrás de mi vida, pretenden volver, de modo incoherente, a controlar mis espacios. Y pretenden adentrarse en los espacios de libertad y vida que he ido ganando a golpe de honradez, coherencia y creatividad.

¿Por qué el fantasma torpe pretende invadir también esos espacios donde no es necesario, ni útil, ni bien recibido? ¿Por qué además, lo hace, con toda seguridad, a espaldas del acólito ectoplásmico y desnaturalizado que lo sigue? ¿Por qué, pretende controlar, conocer, investigar, dominar, husmear, fisgonear, adentrarse en espacios que ya no le pertenecen, es más, en espacios nuevos que nunca le pertenecieron?

Dejando de lado que la estupidez en las formas y los modos, y que la torpeza, son connaturales a su esencia, sólo se me ocurre pensar que estos movimientos impulsivos y poco calculados sólo pueden responder a la incoherencia o a la voluntad decidida de dañar la fragilidad ajena. Sólo desde el conocimiento enciclopédico de la naturaleza del fantasma puedo atreverme a afirmar que la incoherencia mostrada en los últimos tiempos debe responder a su torpeza congénita, aunque, vista la crueldad y violencia mostrada en algunas acciones, quizá sea algo más preocupante: la voluntad de seguir dañando.

En cualquier caso, en mi muro sólo aparecerá una respuesta, sólo se verá escrita la respuesta que sé que es más contundente, clara y responsable, sólo hay una respuesta directa, simple y coherente frente a la incoherencia, la estupidez y la torpeza: el silencio.

Aunque un “déjame en paz de una puñetera vez” comienza a fraguarse en mis entrañas.

Posted in Inclasificables | 2 Comments »

Otra vez bajo la lluvia

Posted by almaencueros en 2 febrero 2009

lluviaY..¿qué tendrá la lluvia conmigo o yo con ella? ¿Qué me pasará con la lluvia que en los últimos tiempos todas las grandes decisiones, todos mi arranques de coraje se producen mojándome en ella? ¿Qué tendrá la lluvia que mis renuncias, mis pequeños actos valientes, la tienen como escenario?

Hoy llueve, llueve mucho, llueve tanto como la noche en que me desnudé y me mojé en ella. Llueve tanto como la noche en que renuncié a vivir con secretos, y esa lluvia ha mojado mi nueva renuncia.

Mientras volvía al coche he cerrado el paraguas y he dejado que la lluvia, aliada o enemiga, me mojara. Jamás sanaré del resfriado. Empiezo a temer a los días nublados porque en ellos me desnudo, coloco mi esencia sobre mi piel y afronto mis temores. Los días nublados me obligan a hacer lo que debo hacer y en la lluvia es cuando renuncio a mi esencia conservadora y me atrevo a quitarme el suelo bajo los pies. Hoy ha caído, y esta vez no por voluntad, un anclaje más de vida.

Espero que la lluvia siga siendo lluvia y no se convierta en tormenta.

Posted in Inclasificables | 5 Comments »

Sobre la responsabilidad

Posted by almaencueros en 28 enero 2009

corazonEfectivamente, tal y como decía el domingo, la calma avecinaba tormenta. Esta semana he de tomar una difícil decisión. En los últimos tiempos he tenido que tomar muchas decisiones difíciles, pero ninguna tanto como ésta. Esta es particularmente difícil porque supone renuncia. Supone renunciar a los tres últimos años de vida, supone renunciar al espacio en que más yo me he sentido, supone renunciar a personas estupendas, supone renunciar a un pedacito grande de corazón, supone renunciar a una de las cosas que más he amado en los últimos tiempos, supone renunciar al “trabajo” del que más orgulloso me siento, supone renunciar a una actividad por la que me apasioné de manera inesperada y en la que he crecido como en ninguna otra.

Ante tales afirmaciones cabría pensar que es simple: no renunciar. Pero el sentido del deber y la responsabilidad que, a pesar de mis empeños por andar escaso de equipaje, se han quedado en mi maleta, me dictan que tome una resolución. Llega, como tantas veces en mi vida, el momento de asumir que no tengo súperpoderes y que soy incapaz de abarcar todo. Llega el momento, como tantas veces en mi vida, de anteponer lo que debo a lo que quiero. Llega el momento, como tantas veces en mi vida, de plegar velas, reconocer mi incapacidad y renunciar en bien de otros a quienes quiero.

Podría no hacerlo, podría no renunciar a esto que deseo y quiero, pero no hacerlo sería un ejercicio irresponsable. No hacerlo implicaría aceptar un funcionamiento mediocre de las cosas y cargar con trabajo a personas a quienes quiero. La disyuntiva es sencilla: o mi egoísmo por mantener algo que me hace feliz, o la responsabilidad de hacer un último, de momento, servicio humilde a quienes me dieron vida. Y, madura y responsablemente, he decidido aceptar mi incapacidad, reconocerme frágil y entregar las llaves. Porque no quiero, ni debo, permitir que las cosas funcionen a medio gas y mal; porque no quiero, ni debo, permitir que lo que debe ser excelente se quede en mediocre por mi falta de voluntad, mi ego o mis apetencias.

Es el momento de dar un doloroso paso al frente y renunciar. Es el momento de hacer un ejercicio responsable de humildad y cariño. Es el momento de hacer lo que debo hacer (incluso aunque haya quien no lo entienda) y no lo que quiero hacer. De estas dolorosas pruebas y renuncias se construye el ser responsable y comprometido que quiero ser.

Renuncio, abandono, me marcho, pero……….

prometo volver en cuanto las obligaciones que me encadenan desaparezcan.

Renuncio, abandono, me marcho, pero……….

un pedazo grande de mi corazón se queda enroscado en los cuatro corazones que me dieron vida.

Posted in Inclasificables | 1 Comment »

¡Queridos Reyes Magos! (y 2)

Posted by almaencueros en 6 enero 2009

reyes¡Queridos Reyes Magos!:

He pensado que todo el mundo os escribe antes de que llegueis intentando asegurarse sus regalos, pero nadie lo hace después para agradeceros la visita. Yo quiero ser agradecido y por eso os escribo también hoy.

Os agradezco la visita. La luz que solicité fue muchísimo más pequeña de la que quería, pero fue suficiente. Poco a poco supongo que la claridad de la minúscula llama que dejasteis encendida habré de ir alimentándola yo mismo. Anoche fue una noche tranquila. Fue una noche en familia, en esa gran familia que ha ido creciendo a mi alrededor en los momentos de dificultad. Anoche os hice un poco el trabajo y les llevé vuestros regalos a los miembros de esa familia independiente de la sangre en la que me veo acogido.

Anoche, contra todo pronóstico, me sentí bien. Me atrevo a decir que incluso me vi feliz. Anoche no esperé nada y, como siempre que no espero nada, sucedieron pequeñas cosas increíbles y extraordinarias que consiguieron renovar mi esperanza y alimentar mis deseos. Anoche vi algo de luz. Fue una rayito pequeño y casi fugaz, pero era luz, la luz que os pedí y que esperaba. Y fue una luz cálida que además de aparcar de momento la oscuridad ontológica que me domina, trajo algo de calor al frío cristalino de mis anhelos. De nuevo y sinceramente: GRACIAS.

PD: Ya sabía yo que el gordo de rojo no era de fiar pero vosotros sí. Habeis hecho renacer un poquito del niño confiado y alegre que fui.

Posted in Inclasificables | 1 Comment »

Queridos Reyes Magos

Posted by almaencueros en 5 enero 2009

reyesQueridos Reyes Magos:

Sí, ya sé que hace mucho tiempo que no os escribo. Ya sé que sois un pelín celosos y os ha molestado un poco que le escribiera al gordo de rojo. Pero es que desde que descubrí que escribiera lo que escribiera en la carta nunca acertabais, pensé que era mejor no gastar papel y que hicierais lo que os diera la gana. Lamento sinceramente estos largos años de abandono.

Pero ando necesitado, y puesto que me he propuesto devolver mi ser al niño transparente que fui, he pensado que quizá si os escribía os acordaríais de mí. Prometo que me he portado bien la mayor parte del año, especialmente desde septiembre hasta hoy. No he permitido que nadie llorara a mi lado sin que encontrara en mí consuelo. He antepuesto siempre, hasta en los momentos más difíciles, las necesidades ajenas a las urgencias propias. No le he deseado mal a nadie, y bien sabeis que podría haberlo hecho y nadie me hubiese criticado por ello. He procurado hacerles la vida más fácil a los que me quieren e incluso a los que me odian. He intentado que el pedacito de mundo que me toca mejorara tanto como me ha sido posible.

Pero, a pesar de que no necesito nada especialmente, hay un regalo que me gustaría. Sólo quiero un poquito de luz. Sí, ya sé que también se lo pedí al gordo de rojo, pero como esperaba no me lo trajo. Tengo más confianza en vosotros. Sois tres y venís de Oriente, de donde sale el sol, así que supongo que para vosotros es más sencillo robar un rayito pequeño y envolvérmelo esta noche.

Dejaré café en mi balcón y un poco de coñac, para que aguanteis sin dormir y os calenteis. También os dejaré una canica que me encontré el otro día y a la que le tengo aprecio, porque supongo que vosotros que siempre haceis regalos agradecereis que alguien os haga uno. Para mí es muy valioso.

Atentamente y sinceramente agradecido de antemano:

alma en cueros.

Posted in Inclasificables | 2 Comments »

El coche en el semáforo

Posted by almaencueros en 31 diciembre 2008

217832377semaforoSuelo cantar mientras conduzco. La mayoría de las veces conduzco solo, y escuchar música y cantar permite hacer mis trayectos más cortos. En la intimidad del habitáculo del coche sucede como en la ducha, allí libero mi espíritu artístico sin complejos. Pero, el problema son los semáforos.

Mientras conduzco no hay inconveniente; voy cantando y el resto de coches pasan junto a mí sin darse cuenta, pero, ¡ay!, en los semáforos todo cambia. Los peatones que cruzan, los conductores del resto de vehículos, los motoristas que se me ponen al lado casi dispuestos a meterse casco y todo por la ventanilla, todos ellos miran sin escrúpulos mi pequeña gala. Y yo prometo que intento contenerme, pero es que los mejores estribillos siempre llegan en los semáforos. (Maldita ley de Murphy) Y allí, con las ventanillas bajadas para que no me oigan, bajando el tono  de voz todo lo que puedo, sigo cantando ante la mirada sorprendida y cachonda de mi atónito público. Pero he aprendido que si hago como que manejo el manos libres, la gente cree que hablo por teléfono y se fija menos. Y, después de todo, nadie sabe dónde puede esconderse un cazatalentos ávido de nuevas promesas folklóricas.

En cualquier caso, ahora ya sé que no soy el único que canta en los semáforos, aunque al menos yo, sólo canto.

Posted in Inclasificables | 1 Comment »

Querido Papá Noel

Posted by almaencueros en 20 diciembre 2008

papanoelsf2Querido Papá Noel:

Supongo que no me conoces porque esta es la primera vez que te escribo en mi vida. Si te soy sincero no me resultas muy simpático. Tu sobrepeso evidente, tu vestuario limitado y chillón, tu risa estúpida no me convencen demasiado de que seas capaz de nada. Pero hay quién te tiene fe y me he dicho que por probar tampoco pasará nada.

Mis deseos son sencillos, o más bien, mi deseo es sencillo. Sólo quiero luz. No necesito que sea una lámpara muy grande, ni me hace falta ningún foco solar. Me basta con una pequeña llama en una diminuta vela, una pequeñita luz serena y clara. Una luz que no parpadee ni sea intermitente ni cambie de color ni se apague rápidamente. Sólo quiero un cálido espacio de claridad que alumbre la penumbra ontológica que me sobrecoge. Me basta con eso. Mi único anhelo es una llama limpia que espante esta oscuridad impenetrable; una diminuta candela con poquito brillo para empezar a organizar la negra habitación de mis emociones.

Prometo que me he portado bien: no le he deseado mal a nadie; he ayudado a cuántos me lo han pedido y son muchos; me he preocupado de hacerles la vida más agradable y sencilla a los que me rodean y me quieren; he antepuesto siempre las necesidades ajenas a las urgencias propias; he procurado mantener la sonrisa pintada en la cara por mal dadas que me vinieran las cosas y por salvajes que fueran los golpes recibidos. He sido un buen chico, seguramente podría haberlo sido más, pero después de todo “no me pidas ser un ángel pues soy sólo lo que ves.”

Agradecería muchísimo que me dedicaras un ratito y que me trajeras mi pequeño regalito.

Sinceramente agradecido.

Posted in Inclasificables | 4 Comments »

Maldita cuerda

Posted by almaencueros en 18 diciembre 2008

standardcherrySe me ha roto la primera de la guitarra y no hay modo de cambiarla. Llevo toda la tarde intentándolo y ya me he cargado las dos de repuesto que tenía. Y hoy era absolutamente necesario tocar. En mi mente hay una melodía y una letra que he de sacar de allí pero no puedo sin la guitarra. Y la melodía se irá y la letra se borrará y el demonio creativo se me quedará dentro doliéndome como siempre que no consigo parir lo que nace en las habitaciones desordenadas de mi corazón. Esta canción que necesito alumbrar me costará la vida si no consigo darla a luz.

El corriente creativo me viene sesgado por la maldita cuerda.

Posted in Inclasificables | Leave a Comment »

Arjona, échame una mano

Posted by almaencueros en 18 diciembre 2008

plumaHoy me apetece robarle a Ricardo Arjona unos cuantos versos. Se los robo de su canción “Laura”. Es una canción preciosa que habla de cosas distintas a las que yo siento, pero descontextualizando y versionando algunos de sus versos me veo un poco retratado y me  apetece tomarlos prestados. Así me veo:

Ayer en un sueño vi, que en el andén,
del tren del purgatorio, preguntan quien,
quiere alquilarse un dormitorio,
en el vagón, de la clase ejecutiva,
donde Dios, el diablo y sus mortajas juegan los dos,
mi futuro a las barajas.

Y esto me encantaría decírselo a alguien:

Entérate que sigo aquí, congelándome en el tiempo,
Esperando a que digas sí, para ir hasta tu encuentro.

Si alguien quiere escuchar la canción original aquí os dejo un enlace.

http://es.youtube.com/watch?v=bIYQONfbGYY&feature=related

Posted in Inclasificables | Leave a Comment »