Alma en Cueros

Sesenta y cuatro semanas desnudo -20 días antes-

Posted by almaencueros en 23 enero 2010

Sí, lo sé, me retraso, me retraso mucho. Ya sé que llego tarde, y lo que parece peor, puede que incluso sin ideas. Pero en mi descargo espero que me aceptéis que ando muy, pero que muy ocupado. Muy ocupado, muy gratamente ocupado en preparar un desembarco, una arribada a puerto en forma de boda para el próximo 13 de febrero. Y pertrechándome a la vez para desembarcar y volver a hacernos a la mar, esta vez ya no solo, sino en compañía. Con aquélla que lee mejor que yo las cartas de navegación y que maneja con maestría el astrolabio y el sextante. Espero que me lo aceptéis como disculpa en el retraso.

Por lo demás, ¿qué decir?, que mi aventura con el alma en cueros sigue siendo desnuda, y que pronto se me agregará otra alma inconsciente que ha decidido, como yo, hacer de la desnudez su bandera y compartirla con la mía.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

Sesenta y una semanas desnudo -49 días antes-

Posted by almaencueros en 5 enero 2010

La pereza intelectual me ha mantenido alejado de mis obligaciones para con este espacio virtual. El recuento ya no es semanal, sino ya casi mensual y se impone una disculpa a los visitantes que habríais esperado algo de actividad durante las fiestas. Alcanzamos pues la sexuagésimo primera semana terrestre de navegación.

Hace exactamente un año, escribía mi particular, desesperada y especialmente dramática, carta a los reyes magos. Al día siguiente les agradecía la deferencia de atender a mi petición. Hoy sigo guardando ese regalo que me procuraron. Básicamente porque me he empeñado en ello y porque la claridad mental, aunque esto va a sonar excesivamente creído incluso para mí, siempre ha sido una de mis mejores armas.

Con respecto al viaje he de decir que los vientos que silban entre los acantilados de la costa a la que nos acercamos, junto con las pequeñas e inesperadas rocas desprendidas de los mismos que van lastimando la embarcación, van complicando un poco la navegación. En las proximidades de arribar a puerto va siendo necesario aferrarse incluso con rudeza al timón para mantener el rumbo fijado. Pero el ánimo decidido y la voluntad consolidada son una buena ayuda en estos momentos. Es precisamente en los momentos previos a la llegada al puerto cuando más febril es la actividad a bordo, y cuando más inoportunos se vuelven los compromisos inoportunos e inesperados.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | 1 Comment »

Cincuenta y ocho semanas desnudo -62 días antes-

Posted by almaencueros en 13 diciembre 2009

Llego hoy puntual y a tiempo con mi cita semanal que sigue amenazando de convertirse en quincenal.

Sigo desnudo y con el alma en cueros. Y no negaré, que en estos días, es una empresa más arriesgada si cabe, porque empieza a hacer frío y mi resfriado recurrente ha vuelto a ocupar mi nariz. Además, hoy ha vuelto a llover y mucho, y, aunque no me he mojado esta vez, la lluvia vuelve a acompañarme.

En el horizonte se atisba ya la isla en la que desembarcaremos, y los preparativos para el atraque empiezan a hacerse a bordo. Han llegado ya noticias de nuestra situación en el puerto, y se agolpan los habitantes para asomarse a recibirnos. Todo parece ir preparándose para arribar a puerto. Pero, llegar a puerto es sólo el final de un viaje, que significa inevitablemente el inicio de otro. Un nuevo viaje en un nuevo bajel, sin puerto definitivo al que arribar.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

Cincuenta y siete semanas y pico desnudo -40 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 10 diciembre 2009

Tarde, tarde, tarde, ……, siempre tarde. Tarde, como tantas cosas en mi vida, tarde llego de nuevo al recuento semanal que lleva camino de convertirse en quincenal.

Si digo que no me queda tiempo para escribir, supongo, que, a poco que hayais seguido mi aventura con el alma en cueros, no os extrañará en absoluto. Pero debo añadir la falta de inspiración como causa fundada de mi pereza y retardo en escribir. Eso de la falta de inspiración es un proceso cíclico y recurrente en mi vida, pero ya, por fin, lo he entendido, y no me preocupa. Sé que la sequedad creativa es el precedente de un tiempo febril de eclosión constructiva. No hay problema en eso.

El viaje continua con paso firme. El bajel que nos lleva avanza con velocidad, acosado por pequeñas tempestades intermitentes que consigue romper con su poderosa quilla a poco que se lo propone. Mi estabilidad emocional no se ve resentida más allá de lo necesario. Lo suficiente para recordarme que preocuparme es el mejor modo de conseguir eliminar, evaporar, hacer desaparecer las preocupaciones. El viaje hacia el puerto de la unidad nos lleva seguros, y en el cofre del vigía aparece ya en el horizonte. El timonel sigue mandando del barco con firmeza y determinación. en fin, que todo sigue igual, plácidamente igual, misteriosa y encantadoramente igual.

En esta semana hemos apreciado pequeños placeres como un paseo improvisado y dulce. Hemos concebido nuevos planes y adelantado algunos futuros, mientras seguimos añadiendo coordenadas a las cartas de navegación y escribiendo nuevos descubrmientos en el bitácora de a bordo.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

Cincuenta y cinco semanas desnudo -38 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 24 noviembre 2009

De nuevo me vuelvo a retrasar más de lo deseado en mi sacrosanta obligación semanal de relatar los parámetros de mi viaje existencial. Disculpadme. En mi patética defensa diré que son semanas de tremenda actividad en las que intento llegar a todo. Sí, ya sé que debería haber aprendido que no puedo con todo, que he de seleccionar, pero…¿qué quereis que os diga?.. es otro de mis síndromes. Supongo que tendré que encontrar algún momento para relatarlo.

En lo existencial el camino iniciado sigue su ritmo. El tempo de la melodía bitonal empieza a acelerarse: del andante pasamos al allegro. El compás sigue siendo binario. Las cosas empiezan a precipitarse. Todo llega cuando debe, pero cuando debe es demasiado pronto. Pero asumimos ese compromiso, y aunque deje la vida en ello, que no será para tanto, todo se desarrollará según el plan trazado.

No zozobro en lo existencial, tampoco en lo esencial, pero el abismo aparece ante mí en lo organizativo, y mi mala costumbre de no pedir ayuda y querer hacerlo yo todo por mí mismo conmigo, me enerva en esta ocasión más de lo normal. Porque esta vez, y permitidme la expresión, no seré yo el que se quede con el culo al aire si no llego.

Me doy cuenta mientras escribo que quizá no debería haber empezado a hacerlo porque todo parece inconexo y poco meditado. Hubiese necesitado un rato para organizar las ideas antes de escribir, pero no me apetece. Disculpadme de nuevo.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

Cincuenta y tres semanas desnudo -36 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 12 noviembre 2009

barco6Superado el primer aniversario me debato en la diatriba de seguir escribiendo bajo el epígrafe contable de las semanas o dejar de hacerlo. De momento, y atendiendo a mi sempiterna indecisión, lo sigo haciendo.

Esta semana escribo con el demasiado habitual retraso con el que lo vengo haciendo. Podría acabar pronto y deciros que es una semana más navegando con el viento en la popa, pero no sería estrictamente cierto. En esta semana he perdido un pequeño objeto de inmenso valor por lo que contenía, y, además, ha sido en el peor momento posible. En mi antiguo ser excesivamente preocupadizo, eso me habría provocado largas noches de insomnio, pero en mi nuevo ser abierto no ha pasado de algunas horas de preocupación. La confianza depositada en el rumbo trazado me da una tranquilidad que no vale ningún pequeño objeto. También en esta semana he dado un importante paso, extrañamente con una naturalidad desconocida en mí, hacia mi nueva vida. Todo está ya en marcha, y es ya imparable.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

¡¡Un año desnudo!!

Posted by almaencueros en 3 noviembre 2009

barco6La inconsciente y temeraria aventura con el alma en cueros ha llegado a su quincuagésimo segunda semana, o, lo que es lo mismo, a su primer aniversario. No por repetido deja de ser menos cierto ni de estar menos vigente mi asombro al comprobar la longevidad de este viaje iniciado de modo tan irresponsable.

Inicié hace un año, entonces aún de modo sólo parcialmente consciente, esta aventura, al descorrer el cerrojo que cerraba el último de mis secretos innecesarios. Entonces, bajo la lluvia, me desnudé completamente. Eché al vuelo el último de los lienzos estúpidos que me cubrían y me mojé, me empapé de aquella lluvia iniciática que me empezaba a acompañar fielmente. Le eché coraje, arrojo y valor para hacer, una vez más, lo que llevaba años sin hacer. No sólo dije lo que pensaba, eso lo he hecho siempre, sino que dije, como llevaba ya algunos días haciendo, lo que sentía. Fue una experiencia resucitadora.

Entonces, habiéndome despojado de mi antiguo ser, revestido únicamente con la sinceridad en el pensar, el sentir y el vivir, decidí re-escribir mi historia, decidí aprovechar el lienzo en blanco que era ahora mi vida, para pintar lo que siempre quise en él, una vez borrados los manchurrones negruzcos que fui acumulando con el tiempo por no permitirme ser sincero conmigo mismo. Percibí a los pocos días que los acontecimientos desencadenados a mediados de agosto, habían roto el antiguo orden, habían derrocado el viejo régimen en mi vida, y que, estaba ante la ocasión de iniciar una nueva era, de afrontar el nuevo eón naciente para ser lo que siempre quise ser. Podría haberme regocijado en mi dolor o miseria, podría haberme hundido en el fango de la frustración, pero, aquel que me escuchó en la vieja tapia jerosolimitana, me regaló el valor, la lucidez y el corazón suficiente para cargar mi poco equipaje en mi enclenque embarcación y hacerme a la mar a la búsqueda de la Ítaca perdida y abandonada.

Intuí que lo que necesitaba era liberarme de mi sobrepeso de razón que lastraba el corazón, que aunque roto y en reconstrucción, necesitaba crecer. Desestimé los dogmas de la convención social y los temores disfrazados de prudencia. Me escuché a mí mismo y a cuantos me brindaron su consejo (las estrellas de mi universo). Me despojé de las cadenas que me esclavizaron durante años, los grilletes del excesivo miramiento y de los tapados por vergüenza, y me hice a la mar. Reconocí que la estupidez ajena fue sólo un instrumento de la providencia y limpié de rencores (que nunca los tuve) y de necesidades de explicación mi alma. Descubrí el silencio como respuesta, lancé preguntas al aire, y cuando hubieron de llegar las respuestas llegaron, envueltas en silencio o en signos crípticos o en claridades meridianas, pero llegaron, cuando hubieron de llegar.

Hoy no me arrepiento de nada de lo hecho entonces, nada de ello cambiaría, ninguna de las decisiones tomadas sería diferente. Hoy, ya muy cerca de Ítaca, puedo decir que sigo en busca de mi esencia, que nunca llegaré a conocerla del todo, pero que en la búsqueda está el hallazgo. Hoy sé, que aquella aventura iniciada bajo la lluvia me ha llevado a ser más yo, a ser más lo que siempre quise ser, a volver a ser lo que nunca debí dejar de ser, y a encontrar al alma sinónima que, con la misma valentía inconsciente que yo, quiere viajar conmigo para que mi viaje deje de ser mío y sea nuestro.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | 1 Comment »

Cincuenta y una semanas desnudo -34 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 29 octubre 2009

barco6Con más retraso del habitual empiezo a redactar este quincuagésimo primer recuento de semanas en cueros. Estamos ya, a tan solo unos cuantos días de cumplir el primer aniversario del viaje.

La semana transcurrida ha sido ajetreada en lo emocional y en lo vital. Nuevas decisiones tomadas en borrador, señaladas con lápiz pero con vocación de permanentes. Elecciones tomadas a vuela pluma pero intensas y determinantes. Celeridades que escatiman espacios reclamados como necesarios, huecos que no se encuentran y discusiones en voz baja, de poca intensidad. Incomprensiones pequeñas pero apuntadas, resueltas como siempre, como siempre, a golpes de sinceridad. Planes trazados en el aire que van concretándose sobre el papel dibujándose en la piel en cueros que viaja a través del tiempo intentando acortar plazos.

Una semana repletita de cosas, una semana más, y también, una semana menos. Una semana que me acerca a lo que quiero, que nos acerca a lo que planeamos, una semana que había que pasar como hay que pasar por todas para construir lo que haya que construir, sin saltarnos etapas ni ahorrarnos inconvenientes.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

Cincuenta semanas desnudo -33 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 20 octubre 2009

barco6En el habitual retrasado recuento semanal hoy alcanzamos la semana 50. Me resulta difícil recordar de modo claro los amargos momentos que originaron esta aventura próxima a su aniversario, pero permanecen en mí todas las enseñanzas que extraje de aquellos momentos.

La semana transcurrida desde la entrada anterior ha seguido por los parámetros de normalidad habituales. Una normalidad que es cada vez más constructiva, como lo ha sido desde el principio la aventura con el alma en cueros. Aventura que nació desde el solar de mi existencia dispuesto a construir el edificio de mí mismo con fundamentos y materiales nuevos, poniendo especial empeño en cimentar en la verdad desnuda la casa de mi existencia. Esa casa es cada vez más grande y más consistente. Ha de ser más grande para que quepamos los dos y ha de ser más consistente pues no tengo ningún deseo de que vuelva a tambalearse ante leves brisas ni crudos huracanes. Me equivoqué una vez en mi vida dando importancia a lo que no tenía, poniendo, de modo inconscientemente audaz, creyéndome invulnerable, cimientos errados. No volverá a suceder. Mi propósito de revisar mi esencia desnuda al menos una vez por semana y extirparme secretos innecesarios y coberturas inconvenientes, es como mi pequeño seguro de vida para seguir con el alma alerta, el corazón despierto, la mente activada, y la esencia….. desnuda.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

Cuarenta y nueve semanas desnudo -32 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 14 octubre 2009

barco6Son 49 las semanas de la aventura con el alma en cueros. Se aproxima el primer aniversario de mi viaje. Esta travesía iniciada a golpes de corazón empujado por la necesidad ya se ha convertido en mi travesía vital. Lo que nació al borde del abismo, lo que convertí en experimento de reconstrucción, lo que empecé como única salida vital huyendo hacia adelante, lo que diseñé en apuntes vitales para reconstruirme en cimientos nuevos y duraderos, todo eso, va camino de su primer año.

Sigo sin secretos innecesarios bajo mi piel. Sigo viviendo con la desnudez por bandera. Sigo libre y sin cadenas. Pero ya hace bastante tiempo que no navego solo, y disfruto de esa libertad, de esa denudez existencial, en compañía.

Esta semana ha sido una semana más, o una semana menos. Una semana absolutamente normal en esa normalidad extraña que siempre envuelve mi realidad, y que, en los últimos tiempos, de modo absolutamente gozoso, se convierte en una normalidad más anormal.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | 1 Comment »

Cuarenta y ocho semanas desnudo -31 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 6 octubre 2009

barco6En la imperturbable secuencia semanal que nos ocupa, alcanzamos la semana 48. El trayecto del alma en cueros continúa con rumbo firme y sin altibajos de especial significación. Las tormentas de baja intensidad que, a ritmos intermitentes, se nos acercan, las superamos sin demasiadas complicaciones.

En esta semana, en unas letras de carmín en un espejo y un millón de globos de colores, he aprendido, si acaso no lo sabía ya, que la creatividad, la imaginación y la inteligencia me van a acompañar todos los días de mi vida. Yo que nunca supe escoger, esta vez creo que sí he sabido elegir. Esta vez, y espero que por muchas más, he huído de mi síndrome del errador profesional. Quizá este viaje a mi esencia me esté alejando de mi esencia caduca y construyéndome una nueva más sólida.

El viaje sigue su curso, acercándose al año de travesía.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | 2 Comments »

Somos centenarios

Posted by almaencueros en 1 octubre 2009

piruletaEsta es la entrada número 100 de este blog. Llega en la semana 47 de la aventura en cueros, lo que indica una media superior a dos entradas semanales. Ni “harto de vino” hubiese imaginado escribir 100 entradas, aglutinar 100 o más pensamientos y darles forma para publicarlos, y muchísimo menos hacerlo en menos de un año. Principalmente por la voluntad inconsistente que tengo para las cosas que empiezo, voluntad que es inversamente proporcional al ardor que pongo en iniciarlas.

No pensé nunca llegar a 100, pero hemos llegado. Cien entradas repletas de vida, cien entradas que cuentan un viaje existencial y esencial, cien entradas que reúnen pensamientos y emociones, cien entradas que recogen acontecimientos significativos e insignificantes, cien entradas escritas con el alma en cueros. Cien entradas en las que he volcado lo que soy y lo que pienso, lo que tengo y lo que deseo, lo que espero y lo que proyecto. Cien entradas escritas en carne viva para limpiarme y liberarme, para no esconder nada innecesario, para no guardarme nada que me esclavizase. Cien entradas en verso y en prosa, poniendo en orden cada cosa. Cien entradas para obligarme a detenerme y pensar, para darme el gusto de volver a escribir, para dejar constancia en algún lado de las bondades de la desnudez existencial. Cien entradas para construir el cuaderno de campo de este experimento con el alma en cueros. Cien entradas para agradecer, para homenajear, para testimoniar. Y cien entradas para aburriros a los que teneis el atrevimiento de visitarme, leerme y acompañarme. Habéis convertido una pequeña locura en algo fantástico. Sin vosotros, la aventura del alma en cueros no sería lo que es.

Posted in Inclasificables | 1 Comment »

Un poco más viejo: ¿un poco más sabio?

Posted by almaencueros en 29 septiembre 2009

velas_coloresHoy, la tierra, en su movimiento de traslación alrededor del sol, ocupa el mismo lugar en el espacio que ocupó el día en que me nacieron; que yo no nací, que me nacieron, que me lanzaron al mundo completamente en cueros y rociado en sangre. Que me empujaron a la existencia, me abrieron la puerta de la vida y me lanzaron a esta carrera por ser. Y me ví en ella, corriendo entre empujones de aquellos que entendían esto como una competencia. Y, un día, decidí dejar de correr, y decidí caminar que el final de la carrera no está en mis manos, y la meta me la fijo yo.

Las culturas antiguas veneraban a sus ancianos que, independientemente de su estupidez o torpeza, eran tenidos por sabios pues, haber vivido más tiempo, era signo inequívoco de haber acumulado una mayor cantidad de saberes. Nuestra cultura recluye a los ancianos en residencias o los esconde. Los jóvenes no quieren dejar de serlo, y los que no lo son se empeñan en engañar al tiempo con mil tretas para seguir, al menos, pareciéndolo. Por otra parte, podemos decir que los jóvenes de hoy, acumulan muchísimos más conocimientos que cualquiera de los tenidos por sabios en la antigüedad. Ni Sócrates, ni Aristóteles, ni Confucio sabían tantas cosas como cualquier alumno que acabe de manera medianamente decente su escolarización obligatoria. Podemos decir que saben más cosas, podemos decir que sabemos más cosas, pero….. ¿podemos decir que somos más sabios? ¿Conocer cómo funcionan realmente los movimientos de los astros, los fenómenos meteorológicos, la agrupación de los átomos, hablar tres idiomas……nos convierte en más sabios?…….

Creo que la sabiduría que acumulan los ancianos, esa sabiduría acrisolada en la paciencia y la observación de la vida, esa sabiduría escrita en las arrugas del tiempo, grabada con la tinta de los gozos y sufrimientos vividos, esa sabiduría, se perderá. Las prisas y la acumulación de conocimientos que consideramos necesarios, esa voluntad por saber más cosas, esa pretensión de la modernidad en convertirnos en enciclopedias, o, aun peor, esa tendencia a convertirnos en especialistas, nos aleja de la auténtica sabiduría. Reclamo la sabiduría de la vida que sólo se puede aprender con el tiempo, con la paciencia, con vivir.

Hoy que me hago un poco más viejo, (ya no soy joven, ni deseo serlo), me pregunto si soy un poco más sabio, y no sé qué contestarme. En este próximo giro de la tierra alrededor del sol intentaré acumular esa sabiduría y responderme dentro de 365 días.

Hoy cumplo tantos años como la cifra que indica el décimo número de la sucesión de Fibonacci. (Difícil superar esta pedantería, jaja.)

Posted in Inclasificables, Reflexiones pedestres | Leave a Comment »

Cuarenta y siete semanas desnudo -30 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 28 septiembre 2009

barco6Alcanzamos la semana 47 del viaje con el alma en cueros. En mi cabeza hay un montón de cosas, pero me resulta difícil darles la forma adecuada para colocarlas en este espacio. Por otro lado, en este momento, tengo más ganas de vivir que de escribir.

En esta semana he aprendido algunas cosas sobre mí mismo. Esta semana me ha acercado un poco más a la contemplación de mi esencia desnuda, y ese descubrimiento iniciático no ha nacido de mi constante tarea de introspección, sino que me ha llegado envuelto en la dulce voz que me ha enseñado a escuchar. Empecé, hace algo más de un año, a escuchar más y hablar menos, y a introducir, en los complejos algoritmos de mi proceso introspectivo-reflexivo, las variables aportadas por las voces que vale la pena escuchar. Gracias a cuantos habéis pensado en algún momento en darme un par de tortazos; gracias por no dármelos; gracias por amenazarme con ello.

Hacía tiempo que no me enfrentaba a mis miedos de forma tan contundente como lo hice en la última semana. En esta semana he tumbado algunos muros, he superado algunas barreras, he cruzado fronteras que jamás crucé, y es posible que jamás pensara cruzar. Le di una patada a la estabilidad de mi universo, y cuando cerraba los ojos y escondía la cabeza para no escuchar el cataclismo que avecinaba inminente, mi universo simplemente se reordenó de modo pacífico y veloz para mantener su armonía. He aprendido, una vez más, que las cosas no son como yo pienso que son, sino que simplemente son como son, y que ni puedo pretender controlar a nadie ni puedo anticipar lo que los demás pensarán o querrán. Nueva lección de humildad golpeando en el hígado de mi soberbia intelectual.

En esta semana hemos certificado el destino del viaje. Hemos marcado, ya de manera precisa, las coordenadas del viaje, y tan solo hemos de resolver las pequeñas adversidades que nos depare el trazado del rumbo. En las próximas semanas irán cayendo pequeñas noticias en este espacio, aderezadas con esa pátina críptica que le añado a cada cosa.

Soy feliz, lo soy sinceramente.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »

Cuarenta y seis semanas desnudo -29 semanas “a dos”-

Posted by almaencueros en 22 septiembre 2009

barco6Son ya 46 las semanas de travesía con el alma en cueros. Cuarenta y seis espléndidas semanas de vida en estado puro, sin artificios, sin colorantes sin conservantes ni aditivos. Cuarenta y seis semanas de viaje en cueros, con la verdad como estandarte, la sinceridad en el pensar y el sentir como código de conducta, con la voluntad decidida y el ánimo compuesto de reinventarme o rehacerme.

La última semana ha traído novedades que van siendo asumidas por mí y por mi universo de un modo completa y absolutamente natural. El viaje va trazando nuevas coordenadas, dibujando nuevos rumbos, proponiendo nuevas islas que quizá no son tan nuevas, pero que parecen nuevas al empezar a aparecer en el horizonte cuando solo eran puntos en el mapa.

El barco no zozobra, no se tambalea, a pesar de que, en ocasiones, algunas tormentas lo zarandean. Son, o lo parecen, pequeñas tormentillas de charca de agua dulce. Lo fundamental permanece inmutable, invariable.

Cada nueva semana se presenta como una nueva aventura y cada semana merece ser vivida con la intensidad que requiere, porque cada semana será nueva y, por supuesto, irrepetible.

Posted in Crónica del Viaje a mi Esencia | Leave a Comment »