Alma en Cueros

¿Y si Ítaca estuviera a la vista?

Posted by almaencueros en 18 febrero 2009

barco6Es la séptima vez que arranco esta entrada, quizá ésta sea la buena, aunque si no lo es nunca lo sabreis.

Por primera vez en mi larga travesía puede que haya empezado a vislumbrar una Ítaca al final de mi viaje. Puede que en el horizonte empiece a dibujarse el perfil de una isla que, por fin, sea una isla de reposo y paz. Puede que mi sextante, mi astrolabio, mis cartas de navegación, hayan funcionado mientras yo miraba hacia otro lado y me hayan acercado sin darme cuenta a las cercanías de una isla como un paraíso. Entonces.. ¿a qué se debe mi turbación? ¿por qué estoy temeroso?

No tuve miedo ni solté el timón en medio de bravos oleajes; no retrocedí ante las apariciones de fantasmas del pasado; me reí en la cara de Poseidón cuando me amenazaba con su tridente y sus bestias; resistí atado a mi mástil el canto de las sirenas; conseguí vencer a Polifemo, y ahora, precisamente ahora, que las aguas son tranquilas, que el viento sopla a mi favor, que el sol no me quema la piel, ahora, es cuando me asaltan las dudas, cuando me detiene el miedo.

La razón que expulsé con malos modos de mi vida, regresa por sus fueros invadiéndome de dudas. Las saetas de sus argumentos mesurados y bien ponderados atraviesan mi voluntad y comprimen mi ánimo. ¿Será que me estoy volviendo atrás? ¿Será posible que me esté arrepintiendo de vivir con el alma en cueros?

No lo sé, tampoco lo creo. Lo que debo hacer espero averiguar pronto, aunque sé lo que quiero, o eso creo. Paciencia, paciencia.

2 comentarios para “¿Y si Ítaca estuviera a la vista?”

  1. lazaruslong said

    Es gracioso como yo también en un momento de mi viaje personal, de este viaje azaroso que comencé hace unos meses o hace muchos siglos…ya no lo sé, digo que es gracioso como me vino a la cabeza la idea de Itaca como el destino anelhado al que me dirigia, aquel lugar al que estaba seguro que queria llegar pero que no podía definir concretamente. Tal y como le pasó a Ulises el tiempo y la memoria juegan malas pasadas. Mis dudas y vacilaciones tal y como te pasa a ti no me vienen en los momentos dificiles de tormenta, las dudas llegan en los momentos de calma cuando tratas de recordar hacia donde navegas, las dudas sienpre salen de uno mismo. Creo que el quid podría estar en no dudar del viaje en si. En mi caso mis reflexiones sobre Itaca vinieron después de leer el maravilloso poema de Konstatino Kavafis, sino lo has leido te lo recomiendo, lo colge en un post que llame ‘Itaca’ en el blog.

  2. almaencueros said

    Como ya dije, “De coincidencias y causalidades” necesita nuevos corolarios. Teneros de nuevo en mi universo me quita las dudas sobre la rareza de mi existencia. Compartimos muchas, muchas cosas situadas en niveles más esenciales y menos superficiales.
    Tengo una suerte que no merezco. Tengo la suerte de contar con amigos cuya erudición, sensibilidad, pureza y capacidad crítica supera con mucho la normalidad. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: